En nuestro primer programa de la temporada traemos:

Mitos sobre el alcoholímetro.

Buenos propositos de la salud.

La movida Madrileña

 

Hoy nuestra compañera Mercedes Peña, experta en tráfico y accidentes de tráfico, nos trae las leyendas urbanas, que los conductores utilizan para no dar positivo en un control de alcoholemia. Casi el 50% de los accidentes de tráfico son provocados por el alcohol.

Por qué no funcionan

  1. Masticar pasta de dientes, café, caramelos…

Estos componentes absorben el alcohol que tengamos en ese momento en la boca pero no afectan a la cantidad de alcohol alveolar -el presente en los alveolos y el que mide el alcoholímetro, ver ´¿Qué dice la DGT?´-, por lo que no te servirán para ´engañar´ a la máquina.

  1. Esperar dos horas antes de conducir

Puede funcionar dependiendo del metabolismo de cada conductor y de la cantidad de alcohol bebido. La regla general es que, por cada hora que esperemos, nuestro cuerpo elimina 0,20 gr de alcohol por litro de sangre; por eso, en caso de beber, se recomienda esperar un mínimo de 5 horas antes de conducir.

Qué dice la DGT

Según declaraciones publicadas en la revista Tráfico y Seguridad Vial el Jefe de la Unidad de Coordinación de Investigación de la DGT, el doctor Juan Carlos González Luque, “estos trucos combaten el alcohol en boca, pero la gente debe saber que los etilómetros [o alcoholímetros] miden el alcohol presente en el aire espirado alveolar. Desechan la primera parte del aire y cogen el aire medio, el alveolar. Por lo tanto, todo lo que se haga en boca (chupar café, caramelos, dentífrico…) no tiene ningún sentido”.

  1. Realizar un ejercicio intenso

Si haces ejercicio de forma muy enérgica, la sangre circulará más rápido por tu cuerpo, lo que ayuda a la eliminación del alcohol a través del sudor. Pero ojo, porque “los tiempos de eliminación disminuyen muy poco”, certifican varios médicos consultados: “no te servirá para evitar un positivo”.

  1. Beber mucha agua antes del control

Si aumentas el nivel de agua ingerida, aumentará asimismo la diuresis (la secreción de orina) y, con ella, la eliminación del alcohol. Pero ojo, “porque lo que se expulsa del cuerpo mediante la orina es, sobre todo, agua”, señala el doctor Darío Fernández. “La eliminación de alcohol por esta vía es poco significativa” y, por tanto, apenas influye en la medición del alcoholímetro.

  1. Tomar ciertos medicamentos, por ejemplo, vitamina B

En Internet se pueden encontrar anuncios de compuestos que permiten “no dar positivo en controles de alcoholemia” o, incluso desde 2010, se comercializa en Francia la bebida Outox, que promete “reducir en hasta un 50 % el grado de alcohol en la sangre en sólo media hora”“Ninguno de estos efectos es posible, incluso con medicamentos ´leyenda´ como la vitamina B (cuyos efectos en la mejoría de la metabolización del alcohol son muy discutibles) o los protectores de estómago”, certifican los médicos.

  1. Otros trucos que no sirven de nada
  • Vomitar (elimina el alcohol del estómago pero no el que ya está presente en los alveolos).
  • Inhalar medicamentos contra el asma (dilatan los bronquios, pero no eliminan el alcohol).
  • Soplar despacio.
  • Beber aceite de oliva, chupar baterías de litio -como la de los móviles- o monedas (no tiene ningún efecto).

Recuerda que si das positivo en un accidente de tráfico, el seguro no cubrirá los daños que causes, ni la rehabilitación.

Si sufres un accidente de tráfico puedes elegir el centro médico donde hacer la rehabilitación.

El Doctor Iván Carabaño, Director de Pediatría del Hospital 12 de Octubre de Madrid, nos habla sobre los buenos propósitos en salud pediátrica.

Nos trae propuestas para mejorar los hábitos dietéticos y personales.

¿Son buenos o malos los hidratos?

¿Tenemos que reducir los alimentos pre-fabricados?

¿Cuánto tiempo se tarda en pelar un melocotón?

¿Cuánta Carne podemos comer?

En primer lugar nos propone que hagamos una dieta equilibrada. Con más frutas y verduras.

Tenemos que hacer un poco de ejercicio. Subir las escaleras, bajar una parada de autobús antes, con pequeñas cosas se puede mejorar la forma física.

Apagar la tele o el móvil una vez a la semana, para hablar, andar, conectar con los demás.

Un cuarto consejo es el de sonreír más. Nos ayuda a no caer en depresión.

 

Eugenio Ribera nuestro experto en Cómic y salud nos invita a volver a los años 80 del siglo pasado, a la llamada Movida Madrileña.

La movida madrileña fue un movimiento contracultural surgido en Madrid durante los primeros años de la Transición de la España posfranquista, que se extendió a otras provincias con el nombre genérico de la Movida, hasta su consunción a mediados de la década de 1980.

Se considera que el movimiento se precipitó tras el Concierto homenaje a Canito en 1980, en memoria de dicho artista, promovido en la Escuela de Caminos de Madrid por un grupo de estudiantes que posteriormente formaron la banda Los Secretos. La primera reunión importante tuvo lugar en 1981 con motivo del “Concierto de Primavera” de la Escuela de Arquitectura.

Se ha destacado la importancia de programas musicales en su difusión y mitificación, como los de Radio España, con Jesús Ordovás, Rafael Abitbol y Gonzalo Garrido; Radio el País, con Moncho Alpuente y Madrid Me Mata, Radio Popular, con Julio Ruiz; Radio Juventud, con Paco Pérez Bryan y Sardinita; Radio Centro, con Javier Díez, etc. También fueron determinantes los fanzines (sucedáneos de revistas que reflejaran el fenómeno), que dieron cierta entidad literaria y catalogaron las estéticas y eventos de la Movida en Madrid. Destacaron Licantropía y MonsterLa Pluma Eléctrica96 Lágrimas y Du Duá, de Sardinita; Rockocó, de Miguel Trillo; Ediciones Moulinsart, de Pepo y Kiko Fuentes; Lollipop, de los futuros creadores del sello discográfico de igual nombre; Mental, de Juan Mental; Banana Split, de los hermanos Astudillo y La Parlote de Patricia Godes, en clave de parodia. También Garageland, creado por Chema Díaz en 1985, y maquetado por Aurora García, “Kitty Orsa”.

 

Más tarde aparecieron las revistas La Luna y Madrid Me Mata​ de Óscar Mariné, y otras publicaciones financiadas por los ayuntamientos de Madrid y de Vigo (donde también tuvo lugar la conocida como Movida viguesa). Publicaciones como las citadas fueron el baluarte del movimiento, que halló reflejo en algunos programas televisivos como Musical ExpréssPopgramaLa bola de cristalSi yo fuera presidente de Fernando García Tola y La edad de oro de Paloma Chamorro, y tuvo sus cronistas a Fernando Márquez en fanzines (Kaka de LuxeLa Liviandad del ImperdibleEl Corazón del Bosque) y su obra literaria, Sardinita en los fanzines y su columna en la revista La Luna de Madrid, en el escritor y periodista Francisco Umbral desde su columna en el diario El País; sus cantantes en Enrique UrquijoAntonio VegaPaco ClavelSantiago Auserón y Olvido Gara (más conocida como «Alaska»), su poeta en Eduardo Haro Ibars, su tebeo en Madriz, su graffitero en Juan Carlos Argüello (Muelle), su ídolo artístico en Andy Warhol y sus lugares de culto en Rock-Ola, La sala Carolina, El Sol, El PentagramaLa Vía Láctea, Marquee, El Jardín, El Escalón, El Cien por Cien, etc.

Las principales capitales de la movida fueron MadridBarcelonaBilbaoValenciaVigo y Torremolinos (en el marco geográfico de Málaga y la Costa del Sol). El fenómeno coincidió con la despenalización de la homosexualidad, la venta de anticonceptivos, el resurgimiento del feminismo y el laicismo en la sociedad. También se ha glosado la importancia de las drogas que, siguiendo la pauta de los círculos musicales de Occidente, llegarían también aquí a provocar la muerte de distinguidos miembros más o menos famosos en los círculos de la música, el cine y el teatro afectos a la Movida.

Para dar forma a su nombre artístico, el polifacético artista unió las iníciales de su nombre y apellidos hasta formar el Un nombre que tomó de unir las iníciales de su nombre y apellidos: Ce-Ese-Pe.

Bajo este pseudónimo, el artista autodidacta ha dado forma a forma a su arte a través de distintas expresiones. Su trabajo abarca desde exposiciones de pintura, obra gráfica (serigrafías, grabados y ediciones digitales), carteles, portadas de discos e ilustraciones. Además, Ceepese colaboró con algunos de los artistas plásticos más importantes de la movida madrileña, entre los que destaca su trabajo con El Hortelano, con quien realizó numerosas portadas de discos de grupos de la época.