Onda Salud: Violencia de Género – Endrometriosis . Calentamientos antes del trabajo – Revisión de la boca

/, Sin categoría/Onda Salud: Violencia de Género – Endrometriosis . Calentamientos antes del trabajo – Revisión de la boca

Onda Salud: Violencia de Género – Endrometriosis . Calentamientos antes del trabajo – Revisión de la boca

 

<a href=”https://www.ivoox.com/onda-salud-violencia-genero-endrometriosis-audios-mp3_rf_30232116_1.html” title=”Onda Salud- Violencia de Género – Endrometriosis – Calentamientos antes de trabajar – Revisión de la boca”>Ir a descargar</a>

Como cada semana en nuestro programa traemos los temas sobre tú salud.

Empezamos hablando en nuestra sección de Comic y Salud sobre los ronquidos, en el arte gráfico.

Nos habla Eugenio sobre las onomatopeyas como los sonidos que no se pueden escuchar en el dibujo. El típico ZZZZZZZ de cuando alguien duerme.

La sierra y el tronco son dos imágenes que nos trasladan al sueño o las ovejitas que nos evocan al insomnio.

 

En nuestra sección de Odontología hablamos con el Doctor Alejandro Tobar sobre las inspecciones y análisis de la dentadura, en relación con el sueño.

En ocasiones una caries o una piorrea pueden causar problemas, a la hora de poner una prótesis o un sistema Lirón, para el trastorno del sueño.

Participan diferentes especialistas, para hacer un análisis completo que aporten todos los datos necesarios, para tomar la decisión más correcta, en el tratamiento.

 

 

Vanesa García, enfermera del Hospital Rey Juan Carlos nos habla sobre la Endometriosis.

La endometriosis es una enfermedad crónica invisible que afecta a 1 de cada 10 mujeres y provoca un dolor horrible durante la regla.

La palabra endometriosis proviene de la palabra “endometrio”, que son las células que recubren el útero o matriz por dentro y que mensualmente se descaman, generando lo que se conoce como menstruación.

Desde el punto de vista médico la endometriosis se define como aquel proceso que tiene la presencia de tejido del endometrio, fuera de su localización normal dentro del útero. Es una enfermedad cruel aunque no maligna, a pesar de que las mujeres con historia de endometriosis tienen más tendencia a sufrir de cáncer de ovario que la población normal.

Esta patología puede incapacitar a la mujer en su época reproductiva, en el ámbito social por los dolores intensos que suele sufrir durante la regla, en el sexual por los dolores durante el coito (dispareunia), y en el reproductivo porque la vuelve infértil.

De acuerdo a su localización, la endometriosis puede ser”

  • Genital,cuando está presente en los genitales (internos o externos).
  • Extragenital, cuando está presente en cualquier otra estructura del cuerpo (pelvis, intestino, pleura, ombligo, etc.).

 

¿Cómo se saber si tengo endometriosis?

Los medios empleados son varios y te los comento:

            1. Factores de riesgo
            2. Clínica
            3. Ecografía
            4. Analítica
            5. Resonancia Magnética
            6. Laparoscopia.

1. Factores de riesgo

Obviamente no todos están presentes en una misma paciente, pero veamos los más frecuentes:

    • Edad  30-40 años.
    • Antecedentes familiares de endometriosis.
    • Raza blanca
    • Menarquia precoz (inicio precoz de las reglas en la pubertad).
    • Reglas frecuentes y abundantes
    • Nuliparidad
    • Talla alta.
    • Consumo de alcohol y cafeína
    • Nivel económico medio-alto.

La lista de factores de riesgo es amplia y no todos afectan en igual proporción. En la práctica diaria pensamos en  una endometriosis en toda paciente que tiene problemas de esterilidad, dolor pélvico y reglas cada vez más dolorosas.

2. Clínica

Otros síntomas aparecen según la localización de las lesiones:

En caso de que el implante de células de la endometriosis aparezca, por ejemplo en la vejiga,puedes presentar sangre en la orina en los días de la menstruación.

En otras ocasiones tienes dolor al hacer deposición  o diarreas en los días de la regla. Este síntoma indica que el implante se ha producido en el tabique entre la vagina y el recto.

En todos los casos  existe una característica común y es que los dolores aumentan en los días de la menstruación y luego mejoran o incluso desaparecen. Este dato es típico de la endometriosis.

En la mitad de los casos, no produce síntomas o sólo esterilidad.

 

3. Ecografía

La ecografía es la principal herramienta diagnóstica de un ginecólogo. Pero en el caso de endometriosis iniciales o mínimas  o lesiones en el tabique recto vaginal como hemos  dicho, la ecografía no puede hacer un diagnóstico.

En general, si el foco endometriósico está situado en el ovario y ha producido un quiste de “chocolate” o endometrioma,  es la forma habitual de ver la endometriosis por ecografía.

En cualquier caso, además nos sirve para descartar otros problemas ginecológicos que puedas tener. Por tanto, la ecografía es fundamental.

 

4. Analítica

No existe un análisis que nos permita el diagnóstico. Pero en la práctica habitual usamos un marcador tumoral, el CA125, que se eleva ligeramente en casos de endometriosis y de forma muy característica en los días de la regla.

 

5. Resonancia Magnética Nuclear

Es la forma más útil de completar el diagnóstico de endometriosis en localizaciones poco habituales. En el caso de endometriosis ovárica, en mi opinión, no aporta ventajas sobre la ecografía y es mucho más costosa.

 

6 Laparoscopia (Cirugía).

Piensa que la lamparoscopia es la prueba más fiable, si bien tienes que pasar por una anestesia y un quirófano. Se usa en casos muy esporádicos en los cuales las anteriores pruebas no son concluyentes.

Mª Teresa Galindo nos habla sobre la importancia del calentamiento antes del ejercicio y lo que es más importante antes del trabajo.

Es importante que tengamos en cuenta que el estiramiento es un paso de aclimatación al ejercicio que vamos a realizar y una fase de relajación después de haber desarrollado la actividad deportiva. Es por esto que tiene que realizarse de forma lenta y sosegada, evitando las posturas forzadas que a la larga pueden acabar deteriorando otra parte del cuerpo. Un estiramiento nunca debe doler, si ocurre esto es que algo no lo estamos haciendo correctamente.

Para que el estiramiento no duela es primordial saber aplicar las posturas correctas para cada movimiento. Cada uno de notros tenemos una constitución física y una forma corporal, es por esto que tenemos que saber hasta donde podemos llegar en los estiramientos. En ningún caso tenemos que forzar ni hacer movimientos antinaturales, y es que el estiramiento consiste en eso, estirar el músculo trabajado, pero mediante movimientos naturales del cuerpo sin posturas forzadas ni dolor.

Una vez sepamos las posturas correctas que debemos adoptar para estirar, es importante soltar la parte del cuerpo que estamos trabajando. De nada sirve intentar estirar si mantenemos los músculos en tensión, y es que tenemos que estar relajados y permitir así que las fibras se elonguen en toda su intensidad. Para conseguir esto las posturas tienen que ser lo más sencillas posible, aunque existen máquinas que nos ayudan a realizar este paso mediante agarres que facilitan soltar al máximo las articulaciones y los músculos para obtener los mejores resultados.

Es estiramiento no es sólo un complemento, es algo fundamental para mantener una buena salud muscular y conseguir un crecimiento óptimo. Por este motivo requiere su tiempo y es necesario no realizar los ejercicios de estiramiento de forma rápida. Lo recomendable es mantener una postura durante unos 30 segundos aproximadamente. Esto es un tiempo más que suficiente para que el músculo se estire por completo y consigamos el efecto deseado.

A partir de ahora los estiramientos tienen que formar parte de nuestra rutina diaria de entrenamiento, y es que son muy importantes si queremos mantener unas articulaciones, músculos y tendones jóvenes, flexibles y libres de riesgo de lesión. Es importante dedicar entorno a 15 minutos diarios a los estiramientos, un tiempo que a la larga vamos a notar en los resultados.

– Nunca debe doler, sólo se debe percibir el estiramiento.

– Hay que empezar muy despacio y no sobrepasar los límites fisiológicos.

– No debe suponer un esfuerzo físico: es fundamental controlar su intensidad.

– Se debe respirar de forma tranquila y profunda para favorecer la relajación.

– Cada cuerpo es único. No se puede comparar con otras personas.

– No se debe rebotar nunca.

– Hay que dedicar más tiempo a las zonas más rígidas.

– Se debe trabajar siempre grupo agonistas y antagonistas.

– Intenta no estirar con frío intenso para ayudar a la relajación.

Charo Melao Trabajadora Social de un Centro de Salud nos trae consejos e información sobre la Violencia de Género.

Dentro de las Violencias está la Intrafamiliar.

La familia es la agrupación social más importante de los seres humanos. Se trata de una forma de organización que se basa en la consanguinidad (como la filiación entre padres e hijos) y en el establecimiento de vínculos reconocidos social y legalmente (el matrimonio). Los integrantes de una familia suelen vivir en un mismo hogar y compartir la vida cotidiana.

 

La violencia, por otra parte, es aquello ejecutado con fuerza o que se lleva a cabo contra la voluntad de otra persona. El comportamiento violento intenta imponer u obtener algo por la fuerza y puede ocasionar daños físicos y emocionales a la víctima.

Las definiciones de ambos conceptos (familia y violencia) nos permiten acercarnos a la noción de violencia intrafamiliar, que es el ejercicio de la violencia en el seno de una familia. Es decir, la acción u omisión que el integrante de una familia ejerce contra otro integrante y le produce un daño físico o psíquico.

La violencia intrafamiliar, también nombrada como violencia familiar o violencia doméstica, puede incluir distintas formas de maltrato, desde intimidación hasta golpes pasando por el acoso o los insultos. El violento puede ejercer su accionar contra un solo integrante de la familia (como su pareja o su hijo) o comportarse de forma violenta con todos.

Los expertos en este tipo de violencia en el seno del hogar establecen que existen diversos denominadores comunes que vienen a identificar al maltratador. En concreto, las personas de este tipo coinciden en estas características:
• Son individuos muy dependientes a nivel emocional que manifiestan dicha dependencia a través de la agresividad.
• Se muestran seguras de sí mismas e incluso aparentan ser altivas. Sin embargo, baja esa imagen que se crean se esconde ciudadanos que suelen tener problemas de autoestima.
• Necesitan humillar y acometer la sumisión de su pareja para sentirse bien y superiores.
• Es frecuente que tengan carencias afectivas y problemáticas de características similares que arrastran de su infancia o de su etapa adolescente.
• Tienen celos patológicos.
• No son capaces de demostrar sus sentimientos.

Además de todo ello habría que señalar que la violencia intrafamiliar que tiene lugar en cualquier hogar suele estar conformada por tres fases claramente diferenciadas:
• Una primera etapa donde se va produciendo lo que es una acumulación de tensión, donde toman protagonismo desde episodios de celos pasando por faltas de respeto verbales o discusiones fuera de toda normalidad.
• En la segunda fase es en la que se produce el episodio agudo de violencia, donde esta se manifiesta a través de golpes de manera habitual.
• La última etapa de la violencia intrafamiliar es la que se conoce por el nombre de Luna de Miel, ya que el maltratador se calma, muestra cierto arrepentimiento e incluso procede a llevar a cabo continuas muestras de cariño y de amor hacia su víctima.

Pese a que este tipo de violencia se encuentra penado por la ley, estos delitos no suelen ser denunciados ya que las víctimas pueden sentir vergüenza, temor o culpa por delatar a un familiar. Los expertos, sin embargo, insisten y recomiendan a las víctimas que superen el miedo y hagan las denuncias correspondientes para romper con el vínculo violento.

 

Si sufres violencia de género:

  • Lo primero que tienes que hacer es asesorarte en una asociación de mujeres especializada, en un centro de atención a la mujer de tu localidad, en tu centro de servicios sociales o en tu centro de salud. Consulta nuestra lista de recursos AQUI.
  • Si tienes que salir de casa, prepara antes: DNI, cartilla de la Seguridad Social, Libro de Familiar, libreta de ahorro o los datos de la cuenta corriente. Busca una persona de confianza a la cual puedas acudir en caso de urgencia (familiares, amigos/as, vecinos/as)
  • Si tienes hijos/as, llévalos contigo. Su seguridad es prioritaria
  • Una vez asesorada, puedes interponer una denuncia y/o solicitar una orden de protección en juzgado de violencia sobre la mujer, Juzgado de Guardia, comisaria de Policía Nacional o comandancia de la guardia Civil.

Cuando detalles la violencia que has sufrido, cuenta todos los episodios de violencia que hayas vivido, cita a las personas que hayan sido testigos/as directos/as de la misma, identifica correctamente a tu agresor. Siempre que haya lesiones acude a tu centro de salud para hacerte un examen médico y pide una copia del informe medico. Tienes que tener en cuenta que las lesiones pueden ser físicas o psicológicas. Recuerda siempre que tú no eres la culpable de la violencia, el único responsable es el agresor.

 

By |2018-11-29T10:30:39+00:00noviembre 21st, 2018|Onda Salud, Sin categoría|Comentarios desactivados en Onda Salud: Violencia de Género – Endrometriosis . Calentamientos antes del trabajo – Revisión de la boca