Inicio
escucha OMC Radio en directo
 


#OndaSaludRadio - El Alzheimer y el cuidado del cuidador

El Alzheimer (al-SAI-mer) es una enfermedad cerebral que causa problemas con la memoria, la forma de pensar y el carácter o la manera de comportarse. Esta enfermedad no es una forma normal del envejecimiento.

El Alzheimer es la forma más común de la demencia. Demencia es un término general para describir la pérdida de memoria y de otras habilidades intelectuales y es tan severa que interfiere con la vida cotidiana del individuo. El Alzheimer representa del 60 al 80 por ciento de los casos de la demencia.

Hoy en día, se estima que 5,4 millones de personas en los Estados Unidos tienen la enfermedad de Alzheimer. Para el año 2050, el número de personas en los Estados Unidos con la enfermedad puede alcanzar a los 16 millones.

Debido a que un 70 por ciento de aquellas personas que padecen del Alzheimer viven en sus hogares, el impacto de esta enfermedad se extiende a millones de familiares, amigos y cuidadores.

El Alzheimer empeora al pasar el tiempo y es fatal. Aunque existen muchos síntomas, la mayoría de las personas experimentan pérdida de memoria severa que afecta las actividades diarias y la habilidad de gozar pasatiempos que la persona disfrutaba anteriormente.

Otros síntomas son confusión, desorientación en lugares conocidos, colocación de objetos fuera de lugar, y problemas con el habla y/o la escritura.

Factores de riesgo

Aún cuando los científicos saben que la enfermedad de Alzheimer implica una falla progresiva de las células cerebrales, todavía no se sabe por qué sucede esta enfermedad. Sin embargo, se han podido identificar ciertos factores de riesgo que aumentan las posibilidades de desarrollar Alzheimer.

El factor de riesgo más alto para Alzheimer es la edad avanzada. Uno de cada nueve personas mayores de 65 años tiene Alzheimer. Casi un tercio de la gente mayor de 85 años tiene la enfermedad.

Otro factor es la historia familiar. La investigación científica ha comprobado que aquellas personas que tienen un padre, hermano o hermana con Alzheimer tienen dos o tres veces más posibilidades de desarrollar la enfermedad. El riesgo aumenta conforme más miembros de la familia tienen la enfermedad.

Los científicos han identificado un gen que aumenta el riesgo de Alzheimer pero esto no garantiza que la persona va a desarrollar la enfermedad. La investigación científica también ha revelado que algunos genes no muy comunes casi garantizan el que una persona desarrolle Alzheimer. Estos genes han sido encontrados en unos pocos cientos de familias extensas alrededor del mundo y sólo son responsables por menos de 1 por ciento de todos los casos de Alzheimer.

La edad, la historia familiar y la herencia son riesgos que no podemos cambiar. Ahora, la ciencia ha empezado a revelar algunas pistas de otros factores que es posible poder influenciar.

Aparentemente hay una conexión fuerte entre las lesiones de cabeza serias y un riesgo de Alzheimer en un futuro. Es muy importante proteger su cabeza poniéndose el cinturón de seguridad cuando va en el auto, un casco cuando participa en algún deporte y manteniendo su casa segura contra caídas.

Hay alguna evidencia que sugiere que estrategias para envejecer de una forma saludable también puede reducir los riesgos de desarrollar Alzheimer. Estas medidas incluyen cosas como controlar la presión alta, controlar el peso y lo niveles de colesterol; ejercitar no sólo el cuerpo sino que también la mente; comer una dieta balanceada; y mantenerse socialmente activo.

La Alzheimer’s Association ha creado esta lista de señales de advertencia de la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia. Cada individuo puede experimentar una o más de estas señales a grados diferentes. Si usted nota cualquiera de ellas, favor de consultar a un médico.

10 señales de advertencia de la enfermedad de Alzheimer:

Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana. Una de las señales más comunes del Alzheimer, especialmente en las etapas tempranas, es olvidar información recién aprendida. También se olvidan fechas o eventos importantes; se pide la misma información repetidamente; se depende en sistemas de ayuda para la memoria (tales como notitas o dispositivos electrónicos) o en familiares para hacer las cosas que antes uno se hacía solo.

¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? Olvidarse de vez en cuando de nombres o citas pero acordándose de ellos después.

Dificultad para planificar o resolver problemas.

Algunas personas experimentan cambios en su habilidad de desarrollar y seguir un plan o trabajar con números. Pueden tener dificultad en seguir una receta conocida o manejar las cuentas mensuales. Pueden tener problemas en concentrarse y les puede costar más tiempo hacer cosas ahora que antes. ¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? Hacer errores de vez en cuando al sumar y restar.

Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en su tiempo libre.

A las personas que padecen del Alzheimer muy a menudo se les hace difícil completar tareas cotidianas. A veces pueden tener dificultad en llegar a un lugar conocido, administrar un presupuesto en el trabajo o recordar las reglas de un juego muy conocido.

¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? Necesitar ayuda de vez en cuando para usar el microonda o grabar un programa de televisión.

Desorientación de tiempo o lugar.

A las personas con el mal de Alzheimer se les olvidan las fechas, estaciones y el paso del tiempo. Pueden tener dificultad en comprender algo si no está en proceso en ese instante. Es posible que se les olvide a veces dónde están y cómo llegaron allí. ¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? Confundirse sobre el día de la semana pero darse cuenta después.

Dificultad para comprender imágenes visuales y cómo objetos se relacionan uno al otro en el ambiente.

Para algunas personas, tener problemas de la vista es una señal del Alzheimer. Pueden tener dificultad en leer, juzgar distancias y determinar color o contraste, lo cual puede causar problemas para conducir un vehículo. ¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? Cambios de la vista relacionados con las cataratas.

Nuevos problemas con el uso de palabras en el habla o lo escrito.

Los que padecen del Alzheimer pueden tener problemas en seguir o participar en una conversación. Es posible, también, que paren en medio de conversar sin idea de cómo seguir o que repitan mucho lo que dicen. Puede ser que luchen por encontrar las palabras correctas o el vocabulario apropiado o que llamen cosas por un nombre incorrecto (como llamar un "lápiz" un "palito para escribir").

¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? Tener dificultad a veces en encontrar la palabra exacta al hablar.

Colocación de objetos fuera de lugar y la falta de habilidad para retrazar sus pasos. Una persona con el Alzheimer suele colocar cosas fuera de lugar. Se les puede perder cosas sin poder retrazar sus pasos para poder encontrarlas. A veces, es posible que acusen a los demás de robarles. Esto puede ocurrir más frecuentemente con el tiempo.

¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? De vez en cuando, colocar cosas (como los lentes o el control remoto) en un lugar equivocado.

Disminución o falta del buen juicio. Las personas que padecen del Alzheimer pueden experimentar cambios en el juicio o en tomar decisiones. Por ejemplo, es posible que regalen grandes cantidades de dinero a las personas que venden productos y servicios por teléfono. Puede ser que presten menos atención al aseo personal.

¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? Tomar una mala decisión de vez en cuando.

Pérdida de iniciativa para tomar parte en el trabajo o en las actividades sociales. Una persona con la enfermedad de Alzheimer puede empezar a perder la iniciativa para ejercer pasatiempos, actividades sociales, proyectos en el trabajo o deportes. Es posible que tengan dificultad en entender los hechos recientes de su equipo favorito o en cómo ejercer su pasatiempo favorito. También pueden evitar tomar parte en actividades sociales a causa de los cambios que han experimentado.

¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad?Estar a veces cansado de las obligaciones del trabajo, de familia y sociales.

Cambios en el humor o la personalidad. El humor y la personalidad de las personas con el Alzheimer pueden cambiar. Pueden llegar a ser confundidas, sospechosas, deprimidas, temerosas o ansiosas. Se pueden enojar fácilmente en casa, en el trabajo, con amigos o en lugares donde están fuera de su ambiente. ¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? Desarrollar maneras muy específicas de hacer las cosas y enojarse cuando la rutina es interrumpida.

Tratamientos

Actualmente no hay cura para el Alzheimer. Pero tratamientos con drogas y sin drogas pueden ayudar con síntomas cognitivos y de comportamiento.

Síntomas cognitivos: Tratamientos con medicamento

Los síntomas cognitivos afectan la memoria, la sensibilidad, el lenguaje, el juicio y otros procesos de pensamiento. La organización FDA de Estados Unidos (Administración de Alimentos y Drogas de Los Estados Unidos) ha aprobado dos tipos de drogas para tratar los síntomas cognitivos de la enfermedad de Alzheimer.

1. Los inhibidores de la Colinesterasa que previenen la descomposición de la Acetilcolina que es un mensajero químico muy importante para la memoria y el aprendizaje. Al mantener los niveles de Acetilcolina altos, estas drogas apoyan la comunicación entre las células del sistema nervioso.

Hay tres inhibidores de la Colinesterasa que suelen ser recetados:

• Donepezil (Aricept), aprobado para tratar todas las etapas de Alzheimer.

• Rivastigmine (Exelon), aprobado para tratar Alzheimer leve o moderada.

• Galantamine (Razadyne), aprobado para tratar Alzheimer leve o moderada.

2. Memantine (Namenda) trabaja regulando la actividad del glutamate, un mensajero químico diferente que juega un papel en el aprendizaje y la memoria. Este medicamento está aprobado para tratar el Alzheimer de moderada a severa.

Síntomas de comportamiento: Causas y tratamientos

Mucha gente encuentra que los cambios en el comportamiento de la persona es una de las cosas más difíciles y estresantes de la enfermedad. Esto incluye la ansiedad, agitación agresión y cambios en el dormir. La principal causa detrás de los síntomas de comportamiento o psiquiátricos es el daño progresivo de las células del cerebro.

Otras causas de síntomas de comportamiento incluyen:

• Efectos secundarios de las drogas

Los efectos secundarios de las drogas pueden ser causados por el mismo medicamento. La interacción puede ocurrir cuando alguien está tomando varios medicamentos para diferentes condiciones médicas.

• Condiciones médicas

Los síntomas de infección o enfermedad, los cuales se pueden tratar, pueden afectar el comportamiento. La neumonía o infecciones del tracto urinario pueden ser incómodas. Infecciones de oído o de los senos paranasales pueden causar mareos y dolor.

• Influencias del medio ambiente

Situaciones que afectan el comportamiento incluyen mudarse a una residencia nueva privada o a un centro de atención residencial; amenazas que la persona percibe; miedo y fatiga al tratar de hallarle sentido al mundo de confusión.

Síntomas de comportamiento: Tratamientos

Hay dos tipos de tratamientos para los síntomas de comportamiento: tratamiento sin drogas y medicamentos recetados. Los tratamientos sin drogas deben probarse primero.

Tratamientos sin drogas

Los pasos para desarrollar tratamientos sin drogas incluyen:

1. Identificar los síntomas

2. Entender las causas

3. Cambiar el ambiente donde se cuida a la persona los problemas y los obstáculos

Identificar qué ha causado el comportamiento puede ayudarlo a decidir cuál es la mejor forma de enfrentarlo. Algunas veces la causa es algún cambio en el ambiente de la persona, como:

• Cuidadores nuevos

• Ser admitido en un hospital

• La presencia de visitas en la casa

• Habérsele pedido a la persona que se bañe o se cambie de ropa

Los medicamentos recetados pueden ser efectivos para controlar algunos síntomas de comportamiento, pero deben ser usados con cuidado y son más efectivos cuando se usan con estrategias que no son drogas. Los medicamentos deben tener como meta síntomas específicos para que la respuesta de la persona al tratamiento pueda ser observada.

Recetar un medicamento para alguien con Alzheimer puede ser muy difícil. El uso de drogas para los síntomas de comportamiento y síntomas psiquiátricos debe ser supervisado de cerca por un médico y por la familia de la persona que tiene Alzheimer.

Cuidadores

No hay dos personas que experimenten la enfermedad de Alzheimer de la misma forma. Como resultado, no hay sólo una técnica para el cuidador. Sus responsabilidades de cuidador irán cambiando conforme va progresando la enfermedad.

Cuidar a un ser amado puede ser una tarea de mucha satisfacción pero a la vez, puede ser una responsabilidad que demande mucho. No piense que usted tiene que hacer esto solo. Cuídese a usted mismo buscando apoyo de familiares y amigos y consiga ayuda de los diferentes recursos que hay en su comunidad.

La entrega que muchos cuidadores realizan a los cuidados de su familiar con dependencia les lleva en ocasiones a asumir situaciones y riesgos excesivos que poco juegan en favor de su bienestar y del éxito en los cuidados. Estas situaciones y riesgos suelen concretarse en:

• Asumir una carga de tareas y responsabilidades excesiva, por encima de sus capacidades.

• No aprovechar toda la ayuda disponible.

• Realizar acciones y tomar decisiones que juegan en contra de su estado de salud y bienestar.

• No realizar acciones en favor de su estado de salud y bienestar, especialmente las referidas a la prevención de enfermedades.

• Descuidar las acciones y las estrategias a adoptar a medio y largo plazo.

• Restar tiempo de descanso por atender las necesidades de nuestro familiar.

• Descuidar la alimentación.

• No practicar ejercicio.

• Descuidar y restar importancia a los problemas de salud que podamos tener.

Los cuidados que nos proveemos a nosotros mismos son tan importantes como los cuidados que nuestro familiar necesita. De hecho, y como venimos repitiendo en esta Guía, cuidar de nosotros mismos es la mejor manera de estar preparado y obtener y mejorar nuestras capacidades para cuidar apropiadamente de las necesidades de nuestro familiar.

A cuidar de nosotros mismos es a lo que llamamos el AUTOCUIDADO

A la hora de comprender y tomar una actitud activa ante el autocuidado, debemos tener en cuenta:

• Cuidar de nosotros mismos es cuidar mejor de nuestro familiar.

• El mayor valor y apoyo que tiene nuestro familiar con dependencia son sus cuidadores.

• Nadie mejor que nosotros sabe cómo nos sentimos y qué es lo que nos sucede. Por ello, somos el agente principal de nuestro cuidado.

• Pero no podemos hacerlo solos. Cuidarnos a nosotros mismos implica aceptar toda la ayuda que tengamos disponible.

• Delegar tareas y responsabilidades en los cuidados a nuestro familiar nos ayuda y asimismo, permite que otros familiares y amigos se sientan protagonistas del cuidado de un ser querido.

• Si cuidamos a nuestro familiar porque le queremos, cuidémonos a nosotros mismos, ya que también nos queremos.

• Tenemos nuestras limitaciones. Conocerlas y asumirlas nos librará de malos momentos y frustraciones.

• A veces hay que poner límites a los cuidados que prestamos.

• La prevención de enfermedades y la promoción de nuestra salud son armas muy importantes que tenemos en nuestra mano.

El Autocuidado nos permitirá:

• Encontrarnos en mejor disposición física y mental para realizar las tareas del cuidado.

• Tener fortaleza y capacidadpara afrontar los muchos problemas supone cuidar a un familiar.

• Realizar los esfuerzos físicos y emocionales que precisan algunas tareas.

• Tener sensación de control de nuestra vida y realidad cotidiana.

• Tener elevadas dotes resolutivas.

• Mantener un estado de serenidad y bienestar en todo momento.

Sin embargo, es posible que encontremos muchas barreras para cuidar de nosotros mismos. Uno de losmprincipales obstáculos serán las creencias o pensamientos erroneos.

Estos son algunos de los pensamientos equivocados que podrán aparecer durante los cuidados con respecto a cuidar de nosotros mismos:

• Es egoísta cuidar de mi mismo y atender mis necesidades.

• No me hace falta pedir ayuda para cuidar. Yo puedo con todo.

• Yo soy el único responsable del bienestar de mi familiar con dependencia.

• Si yo no hago las tareas que hay que hacer, nadie las hará.

• Nadie cuida tan bien de mi familiar como yo mismo.

Estos pensamientos son erróneos e inadecuados por los siguientes motivos:

• No es egoísta cuidar de uno mismo. Cuidarse significa también cuidar mejor a nuestro familiar y no comprometer nuestro futuro a las consecuencias problemáticas que implican las tareas propias de los cuidadores.

• El cuidador principal no tiene por qué enfrentar solo a todos los problemas que aparecerán como consecuencia de los cuidados al familiar. Nadie es un superhombre o supermujer y toda la ayuda que podamos aprovechar sólo conllevará beneficios para todos los implicados en un contexto de cuidados.

• Una carga excesiva de responsabilidades no es saludable ni asumible a largo plazo. Distribuir las responsabilidades sobre todos los aspectos que implica cuidar a un familiar es necesario y positivo.

• A buen seguro el bienestar de su familiar en situación de dependencia le importan a mucha gente. Seguramente, estas personas estén felices de ayudarle en los cuidados y sentirse también protagonistas del bienestar de su familiar.

Evaluar nuestros pensamientos y creencias y confrontarlos con la realidad puede ser una buena herramienta para comprobar si estamos en la mejor situación para abordar el cuidar de nuestro familiar y de nosotros mismos.





- - - - - - -