Inicio
escucha OMC Radio en directo
 


#OndaSaludRadio ¡ALERTA! por ola de calor

14 de junio de 2017 son las 10 de la mañana y en Madrid hace 26 grados. ¿Cuándo tenemos una ola de calor, qué condiciones se tienen que dar para que se dé la alerta de calor?

Los efectos del calor se pueden dar por temperaturas muy elevadas o por temperaturas altas durante muchos días seguidos. En Madrid un nivel medio es cuando en los próximos días se van a superar los 36,5 grados y es nivel alto por encima de 38,6 grados o durante tres días seguidos se mantienen los 36,5 grados.

Las complicaciones que se pueden dar en nuestro organismo son las psicológicas y las físicas. Por una parte el estrés que produce tener calor y por otra la pérdida de sales y líquidos, que en personas con patologías previas pueden empeorar su estado.

Algunos trastornos del calor son:

AGOTAMIENTO POR DESHIDRATACIÓN

Es una reacción sistémica secundaria a la exposición prolongada al calor con depleción de agua y sales.

Aparecen distintos síntomas como sed intensa, cefalea, vértigo, cansancio, irritabilidad, hipotensión, taquicardia e hiperventilación, debido a la pérdida de líquidos y electrolitos y a alteraciones del sistema nervioso central.

CALAMBRES

Son espasmos dolorosos de los músculos voluntarios del abdomen y de las extremidades debido a la pérdida de sales y electrolitos.

SÍNCOPE

Es un síntoma que indica que hay un aporte insuficiente de sangre, oxígeno o glucosa al cerebro. El paciente lo describe como una sensación de vahído, con visión borrosa y de tambaleo postural. El desmayo no suele durar mucho y la recuperación es rápida. Tan pronto como el paciente se coloca en posición horizontal, el sistema vuelve a la normalidad.

Está causado por una crisis circulatoria al intentar mantener la presión sanguínea y conseguir aportar oxígeno al cerebro. Cuando el corazón está más activo (durante el ejercicio, por ejemplo), la presión sanguínea puede mantenerse elevada durante más tiempo y el calor corporal aumenta progresivamente junto con el estrés cardiovascular provocando un agotamiento. En estos casos, si el calor provocado por el ejercicio y/o el clima no es eliminado, puede progresar a un golpe de calor.

GOLPE DE CALOR

Aparece cuando el organismo pierde el control de la temperatura corporal que sube por encima de los 40,5ºC, provocando daño en las estructuras celulares y en el sistema termorregulador, con un alto riesgo de mortalidad. El golpe de calor puede o no asociarse al ejercicio. Es típico diagnosticarse en adultos jóvenes y sanos que hacen ejercicio con temperaturas o humedades ambientales superiores a las normales.

Se caracteriza por reducción o cese de la sudoración (síntoma precoz), cefalea, mareo, confusión, taquicardia, piel caliente y seca, inconsciencia y convulsiones. Entre las complicaciones que puede provocar se incluyen síndrome de distres respiratorio del adulto, fallo renal, fallo hepático y coagulación intravascular diseminada.

Los ancianos son más susceptibles de padecer un suceso relacionado con el calor debido a los cambios intrínsecos en su sistema regulatorio y a la interacción que provoca la mayor toma de medicamentos con la homeostasis, que al estar afectada, no permite que funcionen adecuadamente todos los mecanismos que se ponen en marcha cuando aumenta la temperatura corporal.

Los niños de menos de doce meses, los ancianos y las personas con enfermedad crónica y obesidad son los más propensos a sufrir un golpe de calor.

Si se observa enrojecimiento de la piel, falta de sudoración, mareos, dolor de cabeza podemos estar sufriendo un golpe de calor. Lo primero es llamar a los servicios de emergencia.

Es importante beber de forma continua agua evitando el alcohol, que nos deshidrata y preferiblemente agua mejor que bebidas azucaradas. Bebe aunque no tengas sensación de sed.

Refresca el cuerpo sobre todo las axilas, la frente e incluso la boca. Duchas con agua templada nunca con agua fría, ya que baja la temperatura de la piel, pero no del organismo dando sensación de calor de nuevo y sudoración. Realiza el ejercicio o el esfuerzo, en las primeras horas del día o al anochecer. No salgas a la calle a no ser que sea necesario y entra en lugares, con aire acondicionado, para reducir la temperatura.

Nuestro equipo sigue dando consejos, para que pases la ola de calor, con seguridad.





- - - - - - -