Inicio
escucha OMC Radio en directo
 


Onda Salud - Ronquidos una enfermedad - Helicobacter Pylori ña bacteria del mal aliento - Mójate por la Esclerosis Múltiple

José Carlos de caritas-Alcorcón nos hace un llamamiento de ayuda, para poder cubrir las necesidades hoy en días. Su agrupación realiza una gran labor y necesitan que jóvenes les ayuden en algunas de sus acciones.

El Doctor Odontólogo Pedro Mayoral, Presidente de la Sociedad Española de medicina dental del sueño nos habla de los ronquidos.

El ronquido es la vibración de los tejidos por el paso del aire a presión. Entra por la nariz a la faringe de aquí a la tráquea y de aquí a los pulmones. En ese paso de aire hay una zona que se cierra, es la base de la lengua que presiona el paladar y hace que el aire pase a presión realizando el característico sonido.

Los ronquidos han adquirido por sí solos la categoría de enfermedad. Pero también puede haber un problema mayor que es la apnea del sueño, o lo que es lo mimo, dejar de respirar durante el sueño.

Debemos dormir de forma continuada durante la noche. Si se producen pausas en este proceso se pueden producir problemas graves, que pueden llegar hasta el infarto.

El Doctor Javier Amador es experto en la Helicobacter Pylori.

Esta bacteria, presente en dos de cada tres personas, está relacionada con la mayoría de las úlceras de estómago y del intestino delgado.

Se trata de una bacteria microaerófila, gramnegativa, de crecimiento lento y forma helicoidal con abundantes flagelos. Se encuentra en la capa mucosa que recubre el interior del estómago, la que se encarga de proteger tanto al mismo como al duodeno. Pese a habitar en un medio ‘hostil’ (el fluido gástrico es altamente ácido), puede sobrevivir a él. La infección por su causa no provoca enfermedades en la mayoría de las personas, pero sí en otras. De hecho, está relacionada con la mayoría de las úlceras de estómago y del intestino delgado. También se asocia al mal aliento, a la gastritis aguda y crónica, y en especial a la gastritis crónica atrófica, el cáncer gástrico, la hiperplasia nodular gástrica, los adenomas gástricos y el linfoma MALT.

Existen estudios en marcha que la involucran en el desarrollo de otras patologías, como el cáncer de páncreas, pero aún no son concluyentes. Aunque aún se desconoce la razón exacta del contagio, sí se sabe que la infección por el microorganismo generalmente se produce en la infancia. Su transmisión puede ocurrir de una persona contaminada a una sana por medio de la boca o del contacto con vómitos o heces. En el caso de las heces, generalmente bajo la forma de aguas o alimentos contaminados.

Los signos que delatan su existencia son dolor o sensación de quemazón en la parte superior del abdomen, inflamación abdominal, mayor sensación de saciedad tras la ingesta de alimentos aunque sean porciones pequeñas, cambios en las heces, náuseas, vómitos, dolor nocturno con el estómago vacío, pérdida inexplicable de peso, debilidad, anemia, eructos y regurgitación.

Existen varias pruebas que pueden detectar su presencia y será el médico el que determine cuál de ellas se debe llevar a cabo. Entre ellas destacan: la prueba del aliento con urea, análisis de anticuerpos en la sangre, detección de antígenos en las heces o biopsia de estómago con endoscopia.

Habitualmente se basa en la toma de tres medicamentos con una pauta de administración de entre 7 a 14 días. Un inhibidor de la bomba de protones (omeprazol, pantoprazol o lansoprazol), más dos antibióticos, como claritromicina y amoxicilina o claritromicina y metronidazol. Después de concluir la terapia, el paciente debe realizarse los exámenes no invasivos para confirmar la eliminación de Helicobacter pylori.

El primer paso es evitar las comidas copiosas y realizar varias al día (de cinco a seis) de cantidades más moderadas. Es importante comer despacio, masticando bien y con tranquilidad, así como dejar que la comida repose. Se debe beber suficiente agua, pero evitar los zumos, especialmente el de naranja y tomate, así como excluir las bebidas con gas, el café o el alcohol. Es importante realizar una preparación de alimentos sin fritos, rebozados o grasas y utilizar los condimentos con moderación. Se recomienda, además, la ingesta de alimentos que eleven el pH, como la zanahoria y la patata, y evitar el chocolate.

Carmen Vals de la Fundación de Esclerosis Múltiple de Madrid.

En nuestro país hay cerca de 50 mil afectados y es una enfermedad neurológica, que afecta al sistema nervioso central siendo la segunda causa invalidez de personas jóvenes.

Queremos dar un mensaje de esperanza porque hay fármacos que ayudan a ralentizar la evolución de la enfermedad.

Hay una campaña para dar a conocer esta enfermedad y la situación de las personas que la padecen a través de la campaña “Mójate por la Esclerosis Múltiple”. El próximo 8 de julio se intentará batir el record de metros nadados por esta causa. Se realizará en las piscinas públicas de Madrid. Con lo recaudado se invertirá en los servicios de atención a las personas que padecen esta enfermedad.





- - - - - - -